lunes, febrero 15, 2010

Duro golpe al narcotráfico.

Así se lee y se escucha en las noticias y uno piensa: "ahora sí se va acabar el tráfico de drogas", pero naranjas. Esas noticias noticias solo sirven para hacernos pensar eso, pero lo que realmente consiguen con esas noticias es perpetuar el negocio (y con eso la violencia) del narcotráfico.
No importa cuántos kilos de coca se decomisen o a cuántos narcos agarren, la coca la seguirán produciendo y todos los narcos son reemplazables, se reproducen como gremlins los cabrones. Jesús Blancornelas explica en su libro "El Cartel" que el narcotráfico existe porque la corrupción existe, sin ella, no podría sobrevivir el narcotráfico. Y esa corrupción se da a todo nivel, no solo en la policía y ejército, pero también en altos funcionarios del gobierno y también en la prensa. Por eso nos hacen pensar que estamos ganando la guerra contra el narcotráfico para que sigamos apoyándola y no nos demos cuenta que la única forma de terminar con el narcotráfico es legalizando las drogas.
Al legalizar las drogas la violencia se va a casi acabar. Cuántas muertes hay por tráfico de drogas en países en donde las drogas están reguladas? Cuántas muertes hay por tráfico de drogas en donde solo la posesión de drogas para consumo personal es penado por la ley? Esa es la diferencia.
Los conservadores argumentan que si las drogas son legales, todos van a estar fumados. Argumento tonto, acaso todos fumamos tabaco y estamos borrachos todo el tiempo? Algunos sí, pero en general, la mayoría seguimos funcionando.
Legalizar las drogas significa acabar con el modus vivendi de muchos y por eso no lo hacemos, o mejor dicho, no nos dejan hacerlo. Los narcos se quedan sin trabajo, los policías y militares corruptos se quedan sin su parte, las unidades élite de la policía y ejército especializadas contra el narcotráfico también se quedan sin trabajo. Los políticos corruptos también pierden. El negocio de las cárceles (en países en donde existen cárceles privadas) se viene al suelo. En fin, muchos pierden, el problema es que los que no tenemos nada que ver, somos a los que nos caen las balas perdidas y otras ni tan perdidas.

1 comentario:

Zach dijo...

Estoy completamente de acuerdo.